Saltar al contenido
Recetas Naturales

eliminar todo el moco y la flema de tu garganta 

junio 22, 2020
¡Comparte esta información en facebook!
Share on Facebook
Facebook

Mira como puedes eliminar todo el moco y la flema de tu garganta 

Los 5 mejores remedios para aliviar la sinusitis… La infusión de manzanilla nos puede ayudar a aliviar los síntomas de la sinusitis tanto de forma externa, inhalando sus vapores, como interna, ya que sus compuestos reducen las mucosidades. Todas las personas tenemos unas cavidades óseas conocidas como senos paranasales, las cuales están ubicadas en el cráneo, cerca de la nariz. Estos están cubiertos por una membrana mucosa cuya función principal es lubricar y filtrar el aire que respiramos.

La sinusitis se produce cuando estas cavidades se inflaman y obstruyen, lo que provoca interferencias en el funcionamiento del sistema respiratorio superior. Al ser un foco de bacterias, virus y hongos, se produce una infección que genera dificultades respiratorias, dolores de cabeza y aumento en la secreción de moco. Los síntomas pueden darse de forma leve y durar un par de días, pero también tiende a generar complicaciones, con una durabilidad hasta de 12 semanas.

Por fortuna, además de los tratamientos convencionales, existen algunos remedios de origen natural que, sin causar reacciones adversas, controlan los síntomas y aceleran el proceso de recuperación. En esta oportunidad queremos compartir en detalle los 5 mejores para que no dudes en probarlos cuando te aqueje esta condición. ¡Toma nota! 1. Solución salina Las soluciones salinas pueden adquirirse en presentaciones comerciales en las farmacias. No obstante, a partir de algunos ingredientes naturales podemos hacer una fórmula antibacteriana con sus mismos beneficios.

Ingredientes

1 taza de agua (250 ml) ¼ de cucharadita de sal (1,2 g) ¼ de cucharadita de bicarbonato de sodio (1,2 g) Preparación Calienta la taza de agua, agrégale la sal y el bicarbonato de sodio y mezcla bien.

Modo de aplicación

Cuando la solución esté tibia, agrégala en un gotero y, llevando la cabeza hacia atrás, aplícalo en una de las fosas nasales. Retira el exceso de moco con un paño limpio y repite el tratamiento en la otra fosa. Si lo consideras necesario, aplícalo de nuevo al día siguiente.